Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
No entiendo porqué las decepciona ser mujer. Debe ser que no usan ni un cuarto de su poder. Que paja tu vida si todavía no te diste cuenta que somos las que controlamos el universo. Los planetas cuelgan de nuestras uñas mal pintadas. ¿Cuál es tu problema? Quiero sacudirlas y escupirlas. Mis ojos son gigantes, veo todo, todo el tiempo y no me agota. Porque no todo tiene solución. ¿Qué más da? Lo que sentimos y lo que nos acontece nunca desaparece, simplemente evoluciona. Dejate llevar. Esto yo lo hago por mí. Creo que las decepciona darse cuenta que tienen corazón. ¡Wow! Qué miedo, ¿no? Que dentro tuyo exista una forma de controlarte. No existe peligro alguno, solo el que tu mente invente. Miles son las veces que recree tus fantasías para que vivas en el mundo que soñaste de chico. Festejaste otro día existencial. Poor baby. Como un juguete. Ahora nada de eso fue real y nunca lo vas a volver a alcanzar. Esa paz que sentís no existe. Nada volvió a la normalidad y nada va a volver a ser como antes. Todo fluye hacia adelante. Acostumbrate rápido porque nunca me lleva más de dos semanas olvidar. Y si me miro al espejo mis ojos me delatan, todavía arrastro la inocencia de una nena de 5 años. ¿Qué va a pasar? Quedate tranqui, que está todo bien. Jajaja.




No hay comentarios:

Publicar un comentario