Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.

Sueños de pipa. Eso eran. O al menos eso prefiero creer. Si nunca pudimos permanecer conscientes más de dos segundos, ¿algo de todo eso fue real? 'Es una rebelde', eso dicen todos. La del carácter complicado, la que siempre repite que lo fácil nunca es bueno. Lo escribe en sus canciones y me las manda en notas de voz. También me escribió unos cuantos poemas que me exhortan a cruzar los límites y no mirar atrás. Besó mi frente y se alejó de mí. Nunca pude amarlo como él me amó a mí. Que me voy a cansar, que no voy a durar. Eso dicen todos y yo me rehúso a creerles. Nadie sabe mejor que yo que es lo mejor para mí, pero a la gente le gusta dar consejos y yo los dejo creer que los escucho. Tengo todo tan en claro que me cuesta rodearme de los seres humanos y sus miedos y sus dudas. Nadie quiere recibir mails, nadie quiere leer un cúmulo inservible de palabras. Queremos poesía recitada en nuestros oídos. Eso es la vida. O al menos eso quiero yo que soy una pretenciosa que siempre obtiene lo que quiere. Que me cantes en tu auto mirándome a los ojos mientras estoy sentada arriba tuyo. Y no es egoísmo, es una ansiedad incontenible por vivir y dejarme vivir las cosas que tengo ganas de sentir. Hacer que cada segundo en esta tierra valga la pena. Que cada segundo tuyo al lado mío sea mágico y valga la pena. Que lo que no podemos decir con palabras retumbe en una habitación. Vos sos mi fuckin héroe, necesito que vengas a rescatarme. Do you believe in a best world? Yo sí. ¿Quieren espantarse aún más? También creo en el amor. Show your face, motherfucker. ¿Algo de todo esto está mal? Ayer lloré porque tuve que matar a uno de los personajes de mi libro. Creo que me había enamorado de él.




No hay comentarios:

Publicar un comentario