Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
Decilo todo. Expresalo todo y dejalo acá. Sentite libre a mi alrededor que yo nunca te diré qué cosas son solo mías y no las alcanzarás jamás. Hoy todo es tuyo. Te dejo imaginar y llegar lejos. A veces estoy de buen humor y se me da por compartir. No sé qué significa eso, pero he experimentado y visto cosas que debo guardar solo para mí. Está bien. Es difícil vivir toda la vida con lo que llevo dentro. Sí, sé que te prometí libertad, lo siento. Esto es mío. Ser yo misma me hace olvidar que existe un piso y no hay ningún techo que me pueda tapar. Estar en la tierra me hace sentir presa. Siento que hay un sonido muy lejano, allá por la Vía Láctea que necesito alcanzar y oír para dormirme en paz. No, estar en la tierra no es para mí. Siempre estaré con un pie en la acera y otro en el universo. Si soy yo misma sé quien sos vos. Vos podrías ser el mundo. Podrías ser mucho más. Todo es nuevo para mí todo el tiempo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario