Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
¿Cómo no me dí cuenta antes de que yo soy la plaga? 
Soy lo que te infecta. 
Soy la que toma todo lo bueno y lo trastorna. 
No me ilumines, me gusta la oscuridad. 
Perfumarme es parte de mi ritual a la hora de salir a matar. 
Estoy lista para el salto. 
Haré la evolución e inyectaré células vírgenes en mis venas. 
Lo que sea. 
Cuanto sea necesario. 
El veneno no se limpia fácil de los vestidos. 
No quiero tus sacrificios. 
No me atiborres de ofrendas. 
Tu carne blanca y débil quiero devorar.
Algunos dicen que enloquezco fácilmente y tomo forma de cabra.
Yo prefiero el término 'unicornio'.
Malditos seres humanos.



1 comentario:

  1. Gracias por subir un texto nuevo, amo este blog y lo necesitaba mucho.

    ResponderEliminar