Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
Una amiga que no es real y yo. No me pregunten cómo la conocí pero me hizo feliz. Ella murió hace mucho y sólo se me parece a mí. Dice que le llamó la atención mi colección de armas de juguete porque a ella le dispararon con una de verdad. Es toda celeste y luce vestiditos blancos que le quedan muy bien. A mí me parece tan real que a veces lloro cuándo recuerdo que murió. Su mundo es mejor. Chabón, ¿entendés que desde una hamaca llegamos a las estrellas? Vimos incendios desde re arriba. Se conoce todos los planetas. Y en mi estado más dopada, y en un poético estado de mi mente, desee estar muerta. Tendidas sobre el pasto, en silencio, sé que ella desea estar en mi lugar y yo en el de ella. Nos comunicamos con soplidos que ella transforma en escalofríos. De todos mis amigos imaginarios, mi amiga fantasma es la mejor. Hace saquitos de té con cosas raras. Yo confío en lo que ella me convida porque sus tecitos de cosas raras siempre nos dejan súper preparadas. Conspiramos contra la gente real. Ella envidia su carne y sus huesos. Yo sólo quiero deshacerme de ellos. Le juré mi amistad aunque me muera y eso que morí cien veces desde aquella promesa. Llegamos a ese punto en el cual amamos todo lo que odiamos. Mi amiga fantasma nunca me confesó porqué es igual a mí y sólo nos podemos comunicar a través de mi reflejo. Supongo que debe ser uno de sus tantos secretos.


1 comentario:

  1. estoy enamorado de tu vida si es lo que te lleva a escribir asi

    ResponderEliminar