Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
Quería calmarme con música clásica y hacer de mis errores profecías. Yo practicaba atragantarme con su lengua y dejar a mis demonios jugar con lo que vestía. Quizá no sea un simple deseo y esto nos lleve más allá. Me veo una y otra vez arrastrando a Cleopatra hasta su trono. Dejarla volver a su hogar, no quiero que me posea más. Voy a quedarma acá tranquila y a esperarte con arroz. Porque si no duele, tiene que ser sano. Nunca nadie sabe cómo se siente nada, aún después de haberlo sentido. Pintura natural que corre por mis venas mancha todo lo que me rodea. Dejo marcas sin desearlo. Quiero que trences mi pelo, quiero que muerdas mi cuello, quiero que manches mi cuerpo y que sólo me dejes cubierta en plata. Trick or treat?



No hay comentarios:

Publicar un comentario