Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
Parte de crecer es conocer lo peor de nosotros. Sentir en las entrañas cuán bajo podemos caer. No existe lo que algunos llaman 'tocar fondo'. No hay tal fondo. Simplemente es un agujero negro profundo y eterno. Me gusta pensar que es un infinito oscuro del cual nacen y seguirán naciendo las mejores creaciones que este mundo vanidoso conocerá. Si aún no me conformo con las alturas que alcancé, tampoco me voy a conformar con lo bajo que llegué. Sé que aún me queda mucho por descubrir a lo ancho y a lo largo del mundo que no se ve. Ese mundo que sólo se mide en sensaciones y visiones. No puedo enamorarme de la carne. La carne se pudre y se daña. Mostrame tu alma. Prestame tu espíritu. Siempre lo peor saca lo mejor de mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario