Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
Dejate convencer, al menos por un rato. Las ciudades son grises. Llenas de personas que van y vienen en un laberinto de sensaciones. Dejate sorprender. Aprovechá la percepción. Ahora que llegó Febrero me da miedo la cercanía de Marzo. No mires la hora. No miremos el calendario. Y ya no sé que más hacer. Acumular historias. Vivir un poco más. Todo lo que alargue el verano. Pero no me hagan demasiado caso porque Marzo se acerca igual.  No me vayan a preguntar por qué, tan sólo que no dejo de pensar en la fragilidad de todo lo que me rodea, tanto que me hace sentir miedo, verdadero miedo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario