Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
Hay que aprender a decirle adiós a los días porque igual se van a ir sin preguntar. Yo beso al tiempo que se va porque estoy perdida en él. Estoy perdida en el tiempo y el espacio. Mi única opción es dejarlos ir en libertad. Me gustaría saber qué son todas estas cosas que habitan en mí y ser droga para viajar por tu sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario