Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
Escribir, no quiero escribir. Quisiera no tener que escribir más. Preferiría tenerte enfrente de forma eterna y poder hablar. Poder decir en voz alta lo que me deja los dedos colorados de presionar la lapicera por horas sobre mi cuaderno.

2 comentarios:

  1. Todos los dibujos de esta pagina los hacés vos? porque no he visto otros blogs tan originales como el tuyo,parecieran dibujos propios ajaja. Un beso grande :)

    ResponderEliminar