Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.
Me duele que no puedas verte como te veo yo. Me desespera. Me arrancaría los ojos, los pondría en tus manos y te los prestaría por un rato si fuese posible. Te elijo hasta por sobre mis amigos animales imaginarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario