Y un elefante rosa sostiene una vela, iluminando el cielo, para que todas las niñas perdidas de noche puedan encontrar el camino de vuelta a casa.

No soportan el ruido que hago al reírme de mis propios miedos. Es algo que no puedo manejar. Siempre estaré aquí para hacerte feliz si te da miedo la oscuridad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario